El Máximo Pecado
Roger Oliver

Una característica del pecado máximo es el deseo de reformar a otros y conformarlos a nuestras ideas y esperanzas. Con demasiada frecuencia, en nuestros días, este pecado es proclamado como una virtud.

Lo que significa simplemente es que intentamos jugar el rol de Dios y cambiar a la gente a nuestra conveniencia. Las personas que batallan para llevarse bien con su familia, sus compañeros de trabajo, o sus comunidades, muchas veces son culpables de este pecado. Esto significa que están intentando jugar el rol de Dios.

Tú y yo no hemos sido asignados con la responsabilidad de cambiar a las personas. Sólo Dios puede hacer esto. Lo que podemos hacer, por medio de la gracia de Dios, es cambiarnos a nosotros mismos para ser conformados a Su Palabra y llamado. Implica reconocer la necesidad del cambio en nosotros más que en los demás, y dejar la reformación de otros a Dios por medio del ministerio de la Palabra.

Hoy, por supuesto, esta idea no es popular. La idea común de una persona noble, un político, o un líder religioso, quien por medio de la legislación y el poder coactivo con fondos de los impuestos trabaja día y noche para cambiar a otros, nunca a él mismo.

El máximo pecado es anticristiano de raíz. Pone el poder de cambiar a las personas en las manos del hombre, no Dios. Da al hombre el supuesto derecho de controlar a su prójimo según sus ideas de la reforma social y personal.

No tenemos el derecho de pedir al prójimo a ser conforme nuestra voluntad e ideas. Tenemos la responsabilidad de llamarlos a conformarse a la Palabra y llamado de Dios. Dios mismo nos conforma a la imagen de su Hijo (Romanos 8:29), y nos manda, por medio de San Pablo, a “no conformarse a este siglo, sino sean transformados por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprueben cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2) Tenemos que morir a nuestra justicia propia y nuestras ideas para reformar al mundo y estar vivos en la justicia de Dios en Cristo, conformados a su Palabra.

La próxima vez que escuches a una persona proponer reformarte, reformar el estado, el mundo y todo lo que vea, míralo por lo que es: el máximo pecador, quiere ser dios, un profanador de la creación. Y ten cuidado cuando veas a tal hombre que no sea el hombre en el espejo.

RJ Rushdoony, A Word in Season, Tomo 1, capítulo 1

Artículos Relacionados

Pecados Altivos

Pecados Altivos

Una de las cosas más difíciles de hacer es convencer a las mujeres de que roncan. Un hombre, de  quien su esposa se queja de sus ronquidos, me admitió que su esposa también ronca. “¿Por qué no le comentas?” le sugirió. De repente contestó. No se atrevería. Su esposa no le creería y asumiría que él es deshonesto…

Una familia a la vez

Una familia a la vez

El 25 de marzo del 2022, un comando armado entró a mi pueblo a secuestrar a dos personas y a intimidar a los ciudadanos. Apuntaron con sus armas a varios niños. Quizá por cuestiones de política, pues estamos a un par de meses de las elecciones locales. Hoy, ante el miedo, mi pueblo es un “pueblo fantasma”. Estoy cansado de toda la delincuencia que permea el país, quiero alzar la voz como muchos más, pero el temor a que los grupos delictivos tomen represalias hace esta labor más complicada. ¿Qué harías tú? Qué impotencia, ¿verdad? Los valientes que hablaron contra los actos perversos de sus tiempos fueron perseguidos y asesinados. Jan Hus fue quemado en la hoguera tras ser condenado de herejía. Martín Lutero fue perseguido por cuestionar las prácticas erróneas de una iglesia corrompida. Ambos fueron perseguidos por monjes y políticos…

Gobernantes a la medida.

Gobernantes a la medida.

En últimas fechas ha habido una creciente inconformidad de la sociedad para con los gobernantes en México, el foco de atención está sobre el gobernador de Nuevo León, y sobre el presidente. Sin duda se han suscitado situaciones que dejan en evidencia la falta de capacidad para gobernar; no me quiero enfocar en las situaciones que se han suscitado, sino en algo que se me ha hecho bastante interesante al leer y escuchar las quejas de la gente.