Un caso de estudio para entender el rol del gobierno civil bajo la Ley de Dios

Los chinos tienen una ley que obliga a los hijos de cuidar a sus padres con más de 60 años. ¿Está bien esta ley? Ya es parte de la Ley de Dios, no necesitamos una ley civil. El gobierno de China quiere ser Dios, pero es un dios caprichoso, hoy te manda cuidar a tus padres, mañana te manda matarlos (eutanasia).

El mismo gobierno apoya el aborto a fuerza para limitar el tamaño de la familia. Es una forma de maldecir a los padres y la familia, una violación del 5o mandamiento. El predial es un ataque a la propiedad de la familia. Las escuelas públicas enseñan la falta de respeto a los padres. La educación familiar (sobre el sexo y la reproducción) niega la ética bíblica relacionada al sexo. Porque son ataques a la familia, también son maldiciones a los padres. La sociedad que maldice a los padres sufre el juicio de Dios.

Jesús juzgó a los peritos en la ley de sus tiempos por violar la Ley de Dios acerca de los padres justificando su delito por medio de sus tradiciones. Sus tradiciones eran interpretaciones humanistas de la Ley de Dios. Honraban a Dios con sus labios, pero sus corazones estaban lejos de Él.

Mateo 15:3-6, “¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.”

Nota que la sanción para la violación de esta ley es la pena de muerte. Fíjate también que Jesús apoya la sanción tanto como la Ley. Está citando Éxodo y Levítico que dicen:

Éxodo 21:17, “Igualmente el que maldijere a su padre o a su madre, morirá”
Levítico 20:9, “Todo hombre que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá; a su padre o a su madre maldijo; su sangre será sobre él.” (su sangre será sobre él significa que merecerá su castigo justo)

El papel del gobierno civil no es establecer esta ley, es aplicar la sanción por la desobediencia. Esto es el punto de Pablo en Romanos 13:1-7, un pasaje mal interpretado para apoyar el derecho divino de los gobiernos de poner cualquier ley que quieran. Vs. 4, “No en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo.” 1 Pedro 2:13,14, “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien.”

Nota que la función del gobierno civil bajo Dios es judicial, no ejecutivo ni legislativo. Pablo y Pedro no están diciendo que cualquier ley que un gobierno civil decide poner está bien, sino que existe para castigar a los malhechores y alabar a los que hacen bien según las normas de la Ley de Dios.