¿Cuál es el Propósito de los Impuestos?

R. J. Rushdoony

RJ Rushdoony, Nuestra Libertad Amenazada: Una Perspectiva de la Amenaza del Estatismo[1]

La mayoría de nosotros, podemos quejarnos de los impuestos, pero raras veces dudamos de su propósito. La mayoría de la gente diría que debemos ser gravados por impuestos para apoyar las varias ramas del gobierno civil. Es lo que nos enseñaron en la escuela, y como algunas otras cosas que nos enseñaron, está equivocado. Puede haber sido cierto una vez en el pasado, pero ahora es cada vez más falso.

L.L. Fuller, en sus Conferencias Storrs sobre la Jurisprudencia en Yale Escuela de Derecho, publicado en 1964, ha notado que aún en este entonces el propósito de los impuestos había cambiado (La Moralidad de la Ley, 166). Los impuestos han llegado a ser una manera de control social. Son hechos para controlar el negocio y el ciclo de los negocios. La distribución de los recursos económicos está gobernada por los impuestos. Las damas están gravadas por medio de impuestos altos sobre todo en los cosméticos de modo que una parte considerable del precio es un impuesto sobre su deseo de embellecerse. Se usan los impuestos para identificar a los jugadores profesionales y hacer a la gente pagar por el uso del alcohol. Los altos impuestos en todo tipo de trasporte impiden los viajes, desde la bomba de gasolina hasta el costo de un auto y el precio de un boleto de avión. Se imponen los impuestos muchas veces sólo para aumentar el poder del gobierno federal.

Nos gravan impuestos cuando estamos vivos, también cuando morimos. Como advertí a mi esposa, “Ninguno de los dos podemos permitirnos el lujo de morir en este momento.”

Pero esto no es todo. El profesor Fuller dice del contribuyente, “¿No puede preguntarse cuál es la diferencia entre un impuesto y una multa? Su mal humor de desesperación en silencio probablemente no mejoraría si es suficientemente desafortunado de aprender que un juez de la corte suprema de los EEUU insistía que no hay diferencia” (166b). En otras palabras, nos están multando por estar vivos.

En breve, el propósito de los impuestos es cada vez más la limitación de la autodeterminación. Los impuestos funcionan deliberadamente para limitar tu libertad. Los impuestos, que empezaron como una manera de soportar al gobierno, son usados para limitar nuestro autosoporte. Somos justificados diciendo que, si no hay diferencia entre un impuesto y una multa, los impuestos han llegado a ser inmorales.

Entonces, estamos gravados (a causa de esta perspectiva de los impuestos) más pesadamente al ciudadano bueno que al ciudadano pobre o malo. Estamos multando el éxito igual o más de lo que estamos multando la criminalidad. ¿Es de extrañar que la gente sea amargada y cínica acerca de la política y los políticos?

La mayoría de los ciudadanos quieren su país y quieren sentirse orgullosos de él, no disgustados y avergonzados. ¿Qué más podríamos esperar si somos más tiernos hacia nuestros enemigos que hacia los nuestros? Muy a menudo parece que nuestros gobiernos federales han declarado la guerra contra nosotros, el pueblo, y los impuestos son el arma nuclear para atacarnos. ¿Cuánto tiempo puede sobrevivir la libertad en tales circunstancias?

[1] RJ Rushdoony, Our Threatened Freedom: A Christian View on the Menace of American Statism

¿Deseas ser informado de nuevos artículos y recibir contenido exclusivo?
Suscríbase a nuestro boletín informativo.