La Libertad Religiosa y la Guetización de Cristianismo en América

Por: Matthew Trewhella
Traducción: Youseff Derikha


La mayoría de los grupos conservadores, pro familia y cristianos han hecho de la “libertad religiosa” su grito de guerra en los últimos dos años. El asunto llega a su clímax hoy, 5 de diciembre de 2017, ya que el caso de un panadero de Colorado, Jack Phillips, es escuchado por la Suprema Corte.

Sin embargo, no comparto el entusiasmo de muchos sobre este asunto de la “libertad religiosa”. Demos un paso atrás y miremos el cuadro entero.

El clamor por la libertad religiosa comenzó después de que la Corte Suprema emitiera su opinión depravada sobre el matrimonio homosexual en 2015. La libertad religiosa se convirtió en el último refugio del Partido Republicano y de los conservadores. La libertad religiosa se convirtió en el último refugio de los grupos pro familia y cristianos.

Primero ellos se opusieron a la sodomía misma. Luego se adaptaron a la sodomía y se replegaron para oponerse al matrimonio homosexual. Ahora se han adaptado al matrimonio homosexual y se han replegado a la defensa de la libertad religiosa.

Matt Trewhella con su esposa

Matt Trewhella con su esposa

Pero he aquí el problema: si la Corte Suprema falla a favor de Jack Phillips, el resultado será que los cristianos no tendrán que participar en matrimonios homosexuales, pero el matrimonio homosexual permanecerá consolidado en la tierra.

Y esto es lo que logra la libertad religiosa en este asunto: garantiza que el mal continuará en la tierra y se adapta a la continua guetización del cristianismo en Estados Unidos.

El mal debe ser detenido, no acomodado. Cuando el gobierno promulga el mal en la tierra, pero acomodan a los cristianos para que no participen en él, están marginando al cristianismo en la tierra; están poniendo al cristianismo en el gueto.

Los cristianos aman la libertad religiosa no porque actúe como un baluarte contra el mal en la tierra, sino porque les permite seguir sentados y tomar su café con leche mientras hay maldad en la tierra.

Esto permite a los cristianos continuar siendo “cristianos”, mientras continúan siendo indiferentes respecto al mal en la tierra.

También evita que sufren por su fe.

Durante décadas, cuando se aprobaron ciertas leyes inmorales, se agregó una exención religiosa. Estas leyes parecen buenas para unos ensimismados cristianos pietistas, pero en realidad sirven para humillar y menospreciar al cristianismo y a los cristianos dentro de la cultura. Y esto es lo que los grupos pro familia y cristianos le están pidiendo a SCOTUS que haga.

El libro clave de Matt Trewhella ‘The Doctrine of the Lesser Magistrates’

Humildemente, están suplicándole al tirano (la Suprema Corte, la cual ha pisoteado las leyes estatales que prohíben la sodomía y pisoteado las constituciones estatales que declaran que el matrimonio es sólo entre un hombre y una mujer), y pidiéndole al tirano una exención. Esto es prostitución.

Las leyes o políticas que protegen a los cristianos de ser personalmente afectados por leyes perversas, pero que permiten que el mal continúe en la nación, son leyes o políticas inherentemente malvadas.

¿Por qué se les debe permitir a los cristianos eludir el mal mientras que el resto de la cultura debe absorberlo y volverse más corrupta? Si permites que el mal de la sodomía se propague en la tierra, los efectos de tal inmundicia afectarán a todos, creyentes e incrédulos.

Permítanme dejar en claro: Jack Phillips es uno de esos pocos cristianos que realmente ama a Cristo y al prójimo. La gran mayoría de los cristianos en América no pensarían en permanecer fieles a Cristo si eso significara perder dinero (o ahorrar un dólar). Entonces, por su bien, espero que gane.

Sin embargo, si pierde, puede que los cristianos comiencen a pagar un precio por la obediencia a Cristo. Ya no tendrán la conveniencia de mantener su fe en un asunto privado. Y esto podría ser bueno para la América Cristiana (y para la nación).

Los cristianos deben entender que deben manifestar vigilancia contra la tiranía. Deben renunciar a lo que la mayoría de los estadounidenses persiguen: riqueza y facilidad. Deben dedicar tiempo y esfuerzo al buen gobierno y no seguir ignorando a los magistrados.


Matthew Trewhella es el pastor de Mercy Seat Christian Church (MercySeat.net) y el fundador de Missionaries to the Preborn (MissionariesToThePreborn.com). Él y su esposa Clara tienen once hijos y residen en el área de Milwaukee, Wisconsin. Matt ha escrito un libro titulado The Doctrine of the Lesser Magistrates: A Proper Response to Tyranny and A Repudiation of Unlimited Obedience to Civil Government, que está disponible en DefyTyrants.com o Amazon.com

El Verdadero Evangelio VS, El “Evangelio” Amputado

Por Bojidar Marinov

Se ha puesto de moda en estos días que predicadores y teólogos nos den el “evangelio” en una forma corta. “El Evangelio en 6 minutos.” O, “el Evangelio en una frase.” Lo que suele presentarse es una breve declaración acerca de la obra de Jesús para nuestra salvación individual. Y eso es todo. El principal mensaje del Evangelio para nuestros predicadores modernos parece ser que nuestra salvación individual es el objetivo más importante de Dios, y Cristo vino a servir y lograr ese objetivo más importante. Por lo tanto, la visión moderna del Evangelio en muchas iglesias no difiere demasiado de la visión de las religiones paganas. De hecho, no difiere de lo que los paganos quieren que el Cristianismo sea. Hay muchas cosas que se excluyen del Evangelio: la cultura, la justicia, familias, historia, ciencia, etc. El “evangelio” de nuestros predicadores modernos se limita estrictamente a una sola área: yo y lo mío.

Pero ¿que es el Evangelio según la Biblia? ¿Podemos limitarlo a la salvación individual de sólo las almas? ¿Se puede disminuir el mensaje Cristiano a “todo se trata de tener una relación personal con Jesús”? ¿Podemos estar de acuerdo con los ministros cristianos que dicen que la acción social cristiana no se puede “confundir con el Evangelio”? ¿Cuál es el Evangelio? ¿cuál es su área de operación adecuada, y cuáles son sus límites apropiados de acuerdo a la Biblia?

En la búsqueda de la verdadera naturaleza del Evangelio tenemos que comenzar con el hecho de que no hay un solo versículo en la Biblia que limita el mensaje del Evangelio a únicamente la salvación individual. La Biblia no dice: “El Evangelio es sólo esto, y no aquello.” No hay un área de la vida para la cual la Biblia dice, “Pero esto no es el Evangelio,” o “El Evangelio no tiene nada que decir acerca de esto.” cualquier límite, cualquier tipo de límites colocados en el área legítima del mensaje del Evangelio son totalmente hechos por el hombre y proceden del prejuicio teológico personal del predicador o del teólogo, no de la sana exégesis.

Sí, la Biblia habla mucho de la salvación individual de las almas de los hombres como parte del mensaje del Evangelio. Pero la parte importante que juega la salvación individual en el mensaje del Evangelio no excluye la parte cultural del Evangelio. No hay un lenguaje de “esto-pero-no-aquello” cuando se discute el mensaje del Evangelio. El autor bíblico del Evangelio no se limita de ninguna manera. La gente se salva de forma individual, es un hecho. Dios está en la tarea de traer gente a la fe salvadora, basada en el sacrificio de su Hijo en la cruz. Pero ahí no es donde termina el Evangelio. Sus reivindicaciones y Su mensaje son integrales, que abarcan toda la vida. El Evangelio no se define como un “evangelio de la salvación,” salvo en un solo lugar, Efesios 1:13, donde se describe lo que hace el Evangelio, no lo que el Evangelio es. E incluso en Efesios 1, el idioma no implica ningún tipo de limitación en el mensaje y el significado del Evangelio.

Si bien no existe un lenguaje limitante en la Biblia con respecto a los límites apropiados del mensaje del Evangelio, ciertamente hay un buen montón de evidencia de su carácter integral. La Biblia habla del Evangelio utilizando el lenguaje del poder universal, autoridad universal y la jurisdicción universal. El Evangelio está definido por Jesús como el Evangelio del Reino, lo que apunta a su contenido integral y a su intención. Jesús no centró su ministerio en la salvación de las almas individuales; de hecho, en muchos lugares, como en Mateo 13:10-17, Él parece no usar deliberadamente oportunidades para salvar personas, se centró en cambio en una meta más alta, ¡enseñarle a Sus discípulos acerca… del Reino! La realidad más elevada y completa del Reino de Dios era tan central en el Evangelio – en contraposición a la salvación de las almas individuales simplemente – que Jesús pasó 40 días de su vida después de la resurrección en la tierra explicando el Reino a los discípulos. En el último capítulo de Juan y en el primer capítulo de Hechos donde aprendemos acerca de Su ministerio después de la resurrección, ni siquiera se menciona la palabra “salvación”. El tema central es el Reino, una vez más, lo que significa un gobierno universal de Cristo sobre todo poder y autoridad en el cielo y en la tierra.

(más…)