Pensamientos y notas del libro Institución de la Ley Bíblica

“Muchos de los objetivos que buscan los modernos que siguen la ideología liberal son parte de la ley mosaica, pero con una diferencia significativa. La ley bíblica requería el tratamiento justo del obrero; prohibía fraude en alimentos, medidas, dinero y medicinas. Requería la conservación del suelo, y mucho más, pero no por agencias administrativas. La ley criminal prohibía el asesinato y el robo, todas las medicinas y alimentos dañinos se prohibían como destructores de la vida; los alimentos y bienes fraudulentos eran robo, etc. En la sociedad moderna, esas ofensas con demasiada frecuencia son jurisdicción de agencias administrativas arbitrarias, así como también los problemas laborales, con el resultado de que la ley criminal se subvierte y el mismo propósito de esa ley, la prevención de la opresión, se anula. Todavía más, debido a que la ley de estatuto civil ha reemplazado a la ley bíblica, a los hombres se les puede hacer daño y acortar sus vidas mediante drogas y rociamientos peligrosos, y ningún crimen existe a menos que algún estatuto cubra el caso específico. La combinación de ley estatutaria y ley administrativa ha producido opresión, en tanto que la ley común de las Escrituras da al hombre un principio de justicia y una base para un entendimiento público de la ley.”

RJ Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica p. 502

Repensando Romanos 13

Rev. Rusty Lee Thomas. (Original en inglés aquí)

Romanos 13:1-4 Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. 2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. 3 Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación, 4 pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.

La mayoría de la gente no reconoce que tan valiente era el apóstol Pablo a escribir estas palabras bajo la inspiración del Espíritu Santo. La autoridad gobernante en ese momento era Roma. El emperador enloquecido era Nerón. Como se recordará, Nerón era el endemoniado que tocaba el violín mientras Roma ardía en llamas y echó la culpa a los cristianos. Este engaño abrió las compuertas de la cruel persecución contra el pueblo de Dios. Fue en este ambiente que Pablo define el papel del gobierno civil en el Nuevo Testamento.
Lee el artículo completo!