El trabajo de Fe

  1. J. Rushdoony, A Word In Season

Continuamente, el hombre divide incorrectamente la palabra de Dios para dar un énfasis falso.

Santiago 2:26 habla claramente en contra de esto cuando declara que: ‘’Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta’’. Pablo en 1 de Tesalonicenses 1:3 habla acerca de la unidad de la vida piadosa cuando le da gracias a Dios por los creyentes tesalonicenses ‘’trabajo de fe, labor de amor y paciencia de la esperanza en nuestro Señor Jesucristo, a la vista de nuestro Dios y Padre’’ Pablo habla en más de una ocasión acerca de la fe, la esperanza y el amor; aquí el orden esta revertido, y a la esperanza se le da el último lugar.

Con ‘’trabajo de fe’’ Pablo se refiere al trabajo duro, altruista, de donación para el Señor y su pueblo. Los creyentes hoy en día separan demasiado la fe y el trabajo; Pablo deja en claro que la verdadera fe trabaja para obedecer los mandatos y la Palabra de Dios. La verdadera fe se manifiesta por sí misma en trabajos piadosos. La fe cambia no solo nuestros corazones, sino también nuestros trabajos.

La ‘’labor de amor’’ significa la dura dedicación al trabajo que un hombre hace para proveer a su familia bajo las circunstancias más difíciles. Estamos convocados a darle la misma dedicación laboral al Señor y su trabajo. Como el amor de Cristo para con nosotros, el cual se mostró en su crucifixión, nuestro amor debe manifestar ‘’labor’’. Trabajo que va mucho más allá que el llamado del deber (trabajar mucho más allá que el llamado del deber).

El tercer punto de Pablo es la ‘’Paciencia de la esperanza’’. La palabra traducida a ‘’Paciencia’’ también significa firmeza, que es, actuar persistentemente debido a nuestra esperanza, sin importar las dificultades que se presenten. El enfoque de nuestra fe, esperanza y amor, y nuestra labor en estas cosas, es Jesucristo.

Ahora enfrentamos un mundo más conflictivo y decadente que aquel que enfrentó la iglesia antigua antes de la caída de Roma. El mundo entero se encuentra en una profunda angustia económica y está enfrentando su más grande desastre económico. En todas partes la escena política es desagradable, con estatismo humanista al poder, y hostil hacia el Señor.

Sin embargo, este no es un tiempo de desesperación, por el contrario, es tiempo para que trabajemos en fe, amor y esperanza, con la confianza de la victoria ya asegurada de nuestro Señor.

De www.chalcedon.edu

El principe del ejército de Jehová

Por Roger Oliver

En medio de estos tiempos de incertidumbre, aquí está una imagen espectacular para ti.

Josué 5:13-15

Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? Él respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo.

En la Biblia los ángeles no dejan a los seres humanos adorarlos (por ejemplo Apocalipsis 19:10). Aquí no. Note el paralelo de Moisés y la zarza ardiente. ¿Quién era el hombre que estaba frente a él con una espada en la mano? Josué se encontró con el gran YO SOY.

Piénsalo por un momento. Él sigue siendo el comandante del ejército del Señor. Su espada está desenvainada. En Apocalipsis 1:13-16, Él es como un hijo del hombre, sus ojos son como llama de fuego, su voz es como el rugir de muchas aguas y una espada de doble filo agudo se extiende de la boca. Éste es el que está sentado a la diestra del Padre y que tiene que reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

La embestida de la agenda homosexual, el aborto, el abuso de poder por parte del gobierno, que sólo tenemos payasos y delincuentes en puestos políticos y en las burocracias, parece abrumador los muchos enemigos dispuestos contra el pueblo de Dios. Pero no es así. Nuestra liberación está siempre cerca y siempre a tiempo para Su gloria.

Mantengámonos firmes y veamos la liberación del Señor.

Por la respuesta a la pregunta que hizo Josué, pienso que era la pregunta equivocada, “¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?” La pregunta correcta y la que deberíamos preguntarnos es: “¿Estamos de su lado?”

 

 

Justificación por la Fe

Justificación por la Fe… ¿Qué es la justificación?

Capilla del Learning Center Mayo 18, 2016 por Misael Rodríguez

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/visionamericalatina/videos/520187391521140/” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

La Trinidad

La Trinidad. ¿Tres Dioses? ¿Un Dios con tres máscaras? ¿Dios mayor y Dios Junior?

Por: Misael Rodríguez

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/visionamericalatina/videos/483649908508222/” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

El Hombre Espiritual

Por: Roger Oliver

La espiritualidad no es ser un cuate religioso y amable. Si piensas que eres más espiritual que los demás porque eres un hombre dicho “noble” que nunca alza la voz y evita el conflicto no eres mejor que el fariseo en la parábola del fariseo y el publicano (Lucas 18:9-14).

Entonces, ¿qué significa ser un hombre espiritual? La espiritualidad habla del poder invisible que permea toda la creación, la omnipresencia de Dios. Además, aunque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales (Efesios 6:12) la guerra se lleva a cabo en este mundo material en que Dios nos ha puesto con la misión de restaurar la creación (Romanos 8:19-22; Colosenses 1:20)

El ser “espiritual” es nada más que ser empoderado por el Espíritu. Por supuesto produce el fruto del Espíritu pero esto es una lista parcial y no entendido sin el contexto del contraste con lo que produce la carne (Gálatas 5:16-25). Seguramente Jesús exhibía el fruto del Espíritu durante toda su vida en la tierra, el mismo Jesús que corrió a los mercaderes del templo y que llamaba a los fariseos sepulcros blanqueados. El mismo Pablo que dijo a Timoteo que el siervo del Señor no debe ser contencioso (2 Timoteo 2:24) confrontó a Pedro públicamente por su hipocresía (Gálatas 2:11).

Cuando escucho a alguien hablar del “lado espiritual” como si fuera aparte del mundo material sé que estoy en la presencia del dualismo del pietismo que ha infectado a la iglesia y la ha hecho “sal sin sabor” en el mundo.