Imágenes y figuras entrelazadas – 7 cabezas y 10 cuernos

Por Roger Oliver

“Y apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas tenía siete diademas.” Apocalipsis 12:3

“Y vi que subía del mar una bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas. Sobre sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas había un nombre de blasfemia.” Apocalipsis 13:1

“Y el dragón le dio su poder y su trono y grande autoridad.” Apocalipsis 13:2b

Interesante, ¿verdad? ¿Imágenes literales o imágenes figurativas? Aun los que insisten en la interpretación literal entienden que estas imágenes son figuras. Las figuras bíblicas expresan realidades literales ancladas en los eventos históricos.

¿Son eventos porvenir o eventos pasados? ¿Quiénes, pues, pueden ser el dragón y la bestia? ¿Son literalmente un dragón y una bestia o figuras que representan personas y poderes políticos? Si son eventos futuros, tenemos que hacer conjeturas para identificarlos. Es más especulación que literal. Si dejamos a la Biblia interpretarse según las imágenes y figuras, principalmente en el Antiguo Testamento, podemos encontrar eventos históricos ya pasados que coinciden con las imágenes del dragón y la bestia.

Es más, Juan ubica el cumplimiento de su profecía en un tiempo pronto para sus lectores vivos en el tiempo cuatro veces, dos al inicio de su profecía y dos al fin, Apocalipsis 1:1 y 3; 22:6 y 10.

Apocalipsis 1:1, “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y que dio a conocer enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan…”

Estas imágenes son figuras que representan personas que existían durante los tiempos en que Juan escribió su profecía y la mayoría de los eventos profetizados eran futuros para Juan y sus primeros lectores, pero pasados para nosotros. La imagen de la mujer encinta y el dragón intentando devorar a su hijo cuando nació representa los eventos que sucedieron alrededor del nacimiento de Jesús. Mateo nos escribió los detalles en Mateo 2.

La bestia que hacía que a todos se les pusiese una marca para hacer comercio (Apocalipsis 13:16,17) era un personaje conocido por Juan y sus lectores. Juan indica quien era a sus lectores por medio de un código, el número de la bestia (Apocalipsis 13:18). Aun la marca de la bestia es una imagen figurativa por el control de la economía que ejercía el imperio romano durante la vida de Juan y sus lectores.

La historia pertenece a nuestros Señor y Salvador, el Rey Jesús. Él está en su tronó gobernando sobre todo el universo. La historia está bajo su control y avance según su plan. No está fuera de control. No tenemos que vivir sin esperanza como si fuera Satanás quien gobierna el tiempo.

El gran compositor, George Frideric Handel, escribió lo que ha llegado a ser como un himno nacional del cristiano cantado en la navidad, El Coro Aleluya. El coro está basado en las imágenes de Apocalipsis 11:15.

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.”

Esto habla de una realidad actual, no futura. Cumple la promesa del Salmo 2, “Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra.” Y de Salmo 110:1, “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.”

El Reino de Cristo va avanzando y somos parte. La promesa es para nosotros y para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Cristo tiene que reinar hasta que haya puesto a sus enemigos bajo sus pies (1 Corintios 15:25). Esta es la victoria que celebramos cada día y con énfasis especial cada navidad y en las actividades de la semana santa.

¡Ánimo oh cristiano! La victoria es nuestra porque los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo y él reinará por los siglos de los siglos. En esta navidad y en las celebraciones del año nuevo, renovemos nuestro compromiso de avanzar el gobierno de Dios en el tiempo empezando con nosotros mismos y nuestras familias.

¡Manos a la obra!

Repensando el Respeto para Nuestras Autoridades

Por Roger Oliver

“Tenemos que obedecer a nuestras autoridades.” “El problema en México es que no hay respeto para nuestras autoridades.” Así insisten muchos cristianos citando pasajes como Romanos 13:1-7 y 1 Pedro 2:13,14.

Sin tocar el tema de la incorrecta interpretación de estos pasajes, sólo pregunto, ¿qué quieren decir? Hablan de las autoridades del gobierno civil. Considerando las leyes que aprueba el gobierno civil, aún nuestra constitución, ¿es nuestro gobierno un siervo de Dios para el bien? ¿Dios aprueba lo que sea que el gobierno civil hace? ¿Si te manda abortar a tus hijos? ¿Terminar la vida de tu mamá? ¿Aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿Entregar a los judíos al gobierno para eliminarlos? ¿Dónde trazas la línea?

No piensas que estas cosas no pueden suceder. Desde los tiempos antiguos aún en Israel los gobiernos han mandado a sus ciudadanos a cometer infracciones de la Ley de Dios. ¿Faltó al respeto Samuel cuando profetizó las tiranías que iba a hacer un rey (1 Samuel 8)? ¿Jezabel tenía derecho de matar a los profetas de Dios? ¿Era falta de respeto cuando Nabot rehusó vender su viña a Acab? ¿Era falta de respeto al gobierno cuando los profetas confrontaron a los reyes de Israel y Judá en el Antiguo Testamento? ¿Natán faltó al respeto a David cuando lo confrontó sobre su pecado con Betsabé (2 Samuel 12).

Según los filósofos que han influenciado más el pensar del mexicano, “Un individuo debe pensar y creer como quiere siempre y cuando que sus pensamientos y creencias no alteren el orden social.” (Gabino Barreda) En México los pensadores de mayor influencia han estado dispuestos a permitir la apariencia de la libertad religiosa siempre y cuando las iglesias no hagan nada para influenciar o alterar el orden social. (R.J. Rushdoony, Christianity and the State [Vallecito, CA: Ross House Books, 1986], 141-144)

Lo que significa respetar a nuestras autoridades en México es respetar la soberanía del gobierno civil sobre la soberanía de Dios. Es una idea de Platón, los reyes filósofos nos gobiernan sin referencia a Dios, y es sumamente anti-cristiana. La iglesia y los creyentes pueden practicar su culto cristiano siempre y cuando respeten la soberanía de los reyes filósofos sobre la soberanía de Cristo. Pero la Biblia nos dice que sólo Dios es soberano.

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.” Mateo 6:24; Lucas 16:13

“El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.” Lucas 11:23; Mateo 12:30

¿Por qué dijo Jesús que los gobernantes iban a perseguir a sus discípulos?

“Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.” Lucas 21:12

¿Por qué la persecución de los cristianos por el imperio romano y los judíos? Precisamente porque proclamaron a Cristo como Rey soberano sobre todo gobierno humano.

Francamente, es blasfemia usar las Escrituras para apoyar la autoridad sin límite de nuestro gobierno. El gobierno tiene que someter a Cristo, el Rey de reyes y Señor de señores. No fue por nada que Cristo dijo a sus discípulos que, “Toda autoridad me es dada en el cielo y la tierra.” Seguramente incluye a la tierra mexicana.

La Navidad y el Arbol de Navidad

Cada año, la navidad recibe una paliza fuerte de algunos cristianos. Un ejemplo reciente mandado al sitio American Vision:

“Deuteronomio 12:30 dice que Dios odia estas cosas y que no debemos inquirir de ellas y hacer asimismo del Señor. El Rey Acaz hizo esta misma cosa y pagó las consecuencias, intentando traer algo de un templo pagano adentro del templo del Señor. El pasaje dice que esto se llama “hacer lo malo ante los ojos del Señor.” Ni mencionar que Yeshua no nació el 25 de diciembre”.

La respuesta: Puesto que los cristianos adoran a Yeshua y no a algún otro dios en la navidad el 25 de diciembre, no veo como aplica Deuteronomio 12:30. Sólo hace falta leer los mensajes que los cristianos se mandan los unos a los otros en este día.
Aquí hay uno de muchos que he recibido, “Feliz Navidad de nuestra casa a la tuya. Que tengan un día maravilloso con su familia y amigos celebrando el nacimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.”

De manera cohibida el Rey Acaz adoraba a otros dioses. Instaló un altar de dioses de los asirios en el templo (2 Reyes 16). Otra vez, no veo como el caso de Acaz aplica a la celebración del nacimiento de Jesús. Nadie está construyendo un altar a un dios pagano e instalándolo en un templo. El 25 de diciembre los cristianos adoran a Jesús. ¿Cómo es que adorando a Jesús representa hacer “lo malo ante los ojos del Señor”?

Mientras algunos argumentan que Jesús nació el 25 de diciembre, dudo que alguien lo haga de esta fecha un punto de doctrina. Es el día que los cristianos han elegido para dar atención especial al nacimiento de Jesús. Los Protestantes no consideran la navidad como un día santo de obligación como está designado en la iglesia Católica Romana. No hay obligación a asistir a la iglesia ni hacer actos no necesarios.

nacimiento-de-jesusLa celebración de la navidad es la celebración del nacimiento de Jesús. Esto es difícilmente una cosa mala dado que dos de los evangelios empiezan con la narrativa del nacimiento. Otros argumentan que el 25 de diciembre era originalmente una fiesta pagana, la celebración de un supuesto dios del sol. Sabemos que el sol no es un dios. El sol es una cosa creada. Dios creó el sol. Si seguimos el argumento del dios del sol tenemos que preguntarnos qué hacer con los días lunes (luna) martes (Marte), miércoles (Mercurio), jueves (Júpiter) y viernes (Venus). ¿Somos adoradores de ídolos porque asistimos a un grupo pequeño o celebramos nuestros cumpleaños en uno de estos días? Hemos tomado estos días. Ya no tienen el significado que los paganos los atribuían.

Sospecho que podamos encontrar algo pagano pasando durante cada uno de los 365 días del año.[1] ¿Debemos quedarnos en casa por el temor de participar en el paganismo? Dios preparó a Israel a entrar en la tierra de Canaán donde todo tipo de prácticas paganas sucedían. Israel tenía que retomar la tierra.[2] El argumento que los paganos hacían tal o cual cosa en este día es irrelevante.

Considera estos comentarios de James B. Jordan:
Y así mostramos que los romanos y otros pueblos paganos tenían una fiesta del solsticio de invierno para celebrar la subida del sol en los cielos y el cambio del frio al calor – ¿y qué? Todos los festejos paganos son réplicas perversas de los festejos verdaderamente piadosos. La adoración pagana del sol es una perversión de la analogía bíblica del sol a Cristo (Malaquías 4:2;[3] Salmo 19, etc.). El reconocimiento pagano del cambio en el año de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida, en el solsticio de invierno es nada más que una perversión de la verdad en el pacto con Noé. ¿Qué está mal con reclamar el solsticio de invierno para Cristo?

Hace mucho tiempo los cristianos decidieron retomar el 25 de diciembre de los paganos. Me parece una buena idea. Los musulmanes entienden esta idea mucho mejor que los cristianos. No les causó problema construir uno de sus sitos más santos sobre el cimiento de lo que era el templo de Israel. A los secularistas les encanta convertir las iglesias abandonadas en restaurantes y museos. Por otra parte los cristianos se retiran de cada avance temporal de los incrédulos y así prolongan su usurpación de la cultura. El cristianismo que sólo está a la defensa no es el cristianismo.

Arbol de navidad¿Y qué de los árboles de navidad?
Desde hace un tiempo un ministerio cristiano nacional solicitó de mi esposa un edredón con un arcoiris grande para servir como un fondo de sus presentaciones en las convenciones. Una vez asistí una de estas convenciones en Atlanta. Fui al puesto del ministerio y mencioné a la señorita representante del ministerio que mi esposa hizo el edredón. Con una mirada de frustración me dijo que una señora apenas había salido enojada señalando que el arcoíris era símbolo del movimiento homosexual y que los cristianos no deben usarlo. Le recordé que el arcoíris fue una creación de Dios y lo puso en los cielos para señal a Noé y las futuras generaciones que nunca jamás iba a destruir toda carne por medio de un diluvio (Génesis 9:12-17).

Así que, ¿quién es el dueño del arcoíris? Simplemente porque los homosexuales (y antes de ellos los de la nueva era y antes de ellos los duendes irlandeses) han malversado algo de la creación de Dios similar a lo que han hecho con el sexo, el matrimonio y la palabra “gay” no significa que no podemos continuar usando el arcoiris y darlo su significado correcto. De hecho, debemos trabajar para restaurar la imagen a su significado redentor original. En cambio, muchos cristianos rehúsan desplegar el arcoíris porque los sodomitas lo secuestraron.

¿Debemos dejar de usar la madera porque algunos buscan a “un hábil artesano para erigir un ídolo que no se caiga”? (Isaías 40:20). ¿Son todos los árboles paganos porque los paganos los han usado para hacer sus ídolos? ¡Claro que no! Dios ha designado un árbol para representar la vida.

Luego el ángel me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, y corría por el centro de la calle principal de la ciudad. A cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce cosechas al año, una por mes; y las hojas del árbol son para la salud de las naciones. (Apocalipsis 22:1-2)

La Biblia nos dice, aún después de la caída del hombre en pecado, que “Todo lo que Dios ha creado es bueno, y nada es despreciable si se recibe con acción de gracias,” (1 Timoteo 4:4 cc Génesis 1:31), aún la carne sacrificada a los ídolos (1 Corintios 10:14-33).

Durante milenios los adoradores de los ídolos han inclinado ante de los cuerpos celestes – el sol, la luna y las estrellas – llamándolos sus dioses. Había gente en los días de Isaías que consultaban a “sus astrólogos, los que profetizan por medio de las estrellas, los que pronostican cada luna nueva” (Isaías 47:13). Dios advirtió al pueblo de Israel de no levantar “los ojos al cielo y ver el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, y ser impulsado a adorarlos y servirlos, cosas que el Señor tu Dios ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.” (Deuteronomio 4:19)

Dios creó los cuerpos celestes para “señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra,” (Génesis 1:14, 15). Incluso el mal uso de los cuerpos celestes no detuvo a Dios de la elección del sol, la luna y las estrellas para simbolizar a su nación elegida, Israel (Génesis 37:9-11; Apocalipsis 12:1-2). Ni se detuvo en usar una estrella para anunciar el nacimiento de Jesús (Mateo 2:2). Se dice de Jesús que es el “sol de la justicia” (Malaquías 4:2; ver también Isaías 30:26; 60:1-3).

Los paganos creen que hay poder en los objetos inanimados como el sol, la luna y las estrellas. Fíjate como Dios ridiculiza a los que cambian la buena creación de Dios, a las cosas que reclaman que deben ser adoradas (Isaías 44:12-20). El pueblo de Dios sabe que no es cierto. No se nos puede engañar ni intimidarnos; es sólo una pieza de madera creada por Dios para nuestro beneficio y placer. La podemos quemar para calentarnos, formarlo en una herramienta, construir un bote o una casa. ¿Debemos cortar los árboles en nuestros jardines porque Jesús fue crucificado en una madera?

Algunos se refiere a Jeremías 10:1-10 para abogar contra el uso del “árbol de navidad.” Jeremías está narrando la adoración de los ídolos y la ridiculiza” “Como los espantapájaros de un pepinar, sus ídolos no hablan; tienen que ser transportados, porque no andan. No les tengan miedo, porque no pueden hacer ningún mal, ni tampoco hacer bien alguno.” (10:5) ¿Quién entre nosotros cree que el “árbol de navidad” es un dios para adorar? Había figuras talladas y grabadas de querubines, palmas y flores abiertas en las paredes por dentro y por fuera del templo (1 Reyes 6:29). Las dos puertas fueron hechas de madera de olivo con figuras talladas del querubines, palmas y flores abiertas (1 Reyes 6:32).

Cualquier cristiano que se inclina hacia un árbol, busca consejo de él, intenta comunicarse con Dios o con el diablo por medio del él, o lo adora o a Dios por medio de él como si fuera un adivino (1 Samuel 28:3-25) pues este cristiano es un idolatra. Pero el uso de un árbol por tales cosas es muy lejos de la manera en que funciona un árbol de navidad en un hogar cristiano fiel. Los cristianos decoran los árboles con luces y ornamentos porque les trae gozo y deleite mientras conmemoren el nacimiento de Jesús. Si no te gusta, no compres un árbol. Tampoco denuncies a tu hermano cristiano de la idolatría basado en una supuesta origen y función pagana de los árboles de hoja perenne. ¿Qué pasa cuando termina la temporada de la navidad? El árbol está tirado con la basura o quemado en el jardín. Nadie haría esto a un ídolo.

En vez de condenar el árbol de navidad como una práctica pagana llevado a nuestras casas debemos recordar que Dios nos promete el “derecho al árbol de la vida” (Apocalipsis 22:14). Si la Biblia nos dice, “fíjate en la hormiga…en lo que hace, y adquiere sabiduría” (Proverbios 6:6), ciertamente podemos aprender cosas similares de las otras creaciones buenas de Dios, aún los árboles.
Simplemente porque los paganos podrían haber utilizados los árboles para adorar a sus dioses no significa que los cristianos no los pueden usar para enseñar algo acerca de Dios quien nos ha dado el “don inefable” de Jesucristo (2 Corintios 9:15). El árbol de navidad es un árbol de hoja perenne que nos recuerda que tenemos “vida eterna” en Jesucristo (Juan 6:40). La forma del árbol nos recuerda que somos “nacidos de arriba”[4] (Juan 3:3). Las hojas en forma de agujas nos acuerdan que Jesús fue “traspasado por nuestras transgresiones” (Isaías 53:5). Las luces colgadas en el árbol nos acuerden que Jesús es la “luz del mundo” (Juan 8:12) y por medio de Él seremos “la luz del mundo” a otros (Mateo 5:14). Los adornos que colgamos en las ramas nos recuerda que “toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces*, en quien no hay cambio ni fase de sombra.” (Santiago 1:17)

Por Gary DeMar, publicado con permiso de: americanvision.org. 25 de diciembre 2010


[1] Así algunos creen acerca de Cholula y sus muchas iglesias y santos, una fiesta cada día. Donde vivo (Roger) Parece que si no hay cohetes para un santo hay un ensayo de cohetes para un santo.
[2] El Salmo 150 manda al pueblo a adorar a Dios con varios instrumentos. Algunos eruditos en la Biblia opinan que antes de la conquista Israel no tenía instrumentos y que todos son instrumentos que adoptaron de los cananeos.
[3] Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados.
[4] La palabra ἄνωθεν (anōthen) tiene un doble sentido: de nuevo o de arriba. Juan usa la palabra 5 veces, 3:3, 7; 3:31; 19:11 y 23. En las últimas tres el contexto se hace claro que significa “de arriba.” En las primeras 2 es posible tomar cualquier de los dos sentidos. Por la respuesta de Nicodemo parece que así se confundió. El autor usa la “pregunta malentendida” para enfatizar un punto importante. (NET Bible apuntes)

La Importancia Del Salmo 110

Joel MacDurmon

El Nuevo Testamento cita el Salmo 110 más que ningún otro pasaje del Antiguo Testamento. Este énfasis apostólico merece más atención de la que ha recibido hasta ahora. En las referencias del Nuevo Testamento a este pasaje encontramos las claves determinantes de la escatología, es decir, de la doctrina del futuro. Las ideas resultantes que recogen la manera cómo Pedro, Pablo, y otros aplican el Salmo 110 remueven gran parte de la comprensión popular de la profecía y de la enseñanza del “fin de los tiempos”. Una comprensión más coherente ayudará a los Cristianos modernos a ver a través de la fatalidad y pesimismo populares, a través de la histeria apocalíptica maníaca, y en lugar de ello, abrazar una vida Cristiana optimista y orientada a objetivos que muchos aún no han considerado.

El Salmo 110, simplemente, enseña:

(v.1) que el Señor (Adonai) se sentará a la diestra del Todopoderoso (Yaweh), y mientras el Señor sostenga esa posición de su trono, el Todopoderoso vencerá a todos sus enemigos.
(v. 2) que esta conquista se produce a través del poder de la fuerza del Señor aplicada en contra de sus enemigos (en otras palabras, la entronización del Señor no quiere decir que Él se sienta en lo alto y se desconecta de los asuntos mundanos, sino todo lo contrario). Este punto es ratificado y recibe nuevo énfasis en el v. 5.
(v. 3) que durante el tiempo que Él está gobernando en Su trono, el pueblo de Dios se reune voluntariamente y le sirve,
(v. 4) que el Señor no reina como cualquier otro rey ordinario, sino como un rey-sacerdote eterno como Melquisedec (Melquí-Zedek en hebreo significa “Mi Rey es justo”) – un punto fuertemente enfatizado de Cristo en el libro de Hebreos .
(v. 5) que el Señor-Sacerdote-Rey se ocupa en el sometimiento de sus enemigos desde su asiento entronizado, y por lo tanto de manera conjunta con el Todopoderoso.
(v. 6) que Su gobierno se extiende sobre naciones incrédulas y sobre las cabezas de las naciones; Él es realmente un Rey de reyes.
(v. 7) Él no se detendrá para descansar o abandonar la batalla, lo que significa Su dedicación en la constancia de Su misión hasta la finalización de la tarea. Esta es la lectura simple del texto.

Los escritores del Nuevo Testamento recogieron y aplicaron este mensaje simple como Jesucristo lo cumplió. Pedro anuncia que esta misión, esta entronización comenzó cuando Cristo ascendió al Padre (Hch. 2:31-36). Por lo tanto, Cristo está sentado en ese trono ahora; el reino de Dios no es esperado en ningún futuro “venida” o “aparición” con el fin de inaugurar a su líder: Él se ha sentado en Su trono de una vez por todas. Cristo tenía claramente este pasaje en mente para sí mismo: Él se refirió a su naturaleza divina con el fin de refutar a los fariseos (Mt. 22: 41-45), y para su inmediata reunión a la diestra de Dios con el fin de anunciar el juicio venidero sobre los líderes de Jerusalén (Mt. 26:64). Estos dos pasajes (entre muchos) son suficientes para demostrar cómo Cristo cumplió la profecía de Su entronización en su ascensión y reunión con el Padre. (El escritor de Hebreos deja esto claro también Heb. 1:1-3, 13).

Debemos, pues, esperar que el resto de la profecía fluya desde el mismo gobierno presente de Cristo de manera lógica y consistente como dice el Todopoderoso en el Salmo 110. Nosotros, de hecho, sí encontramos esto como enseña el apóstol Pablo en 1 Corintios 15. En la discusión de la realidad y la implicación de la resurrección victoriosa de Cristo, Pablo dice lo siguiente:

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida, entonces vendrá el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y poder . Porque él tiene que reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será destruido es la muerte” (1 Cor. 15:22-25).

De esto aprendemos que Cristo, en Su reino presente, continuará Su conquista hasta que suprima completamente toda oposición a Su gobierno. En este punto, después que Él haya suprimido todo dominio, toda autoridad, y no un momento antes, Él vendrá y resucitará a Su pueblo del último enemigo, la muerte. El escritor de Hebreos confirma esta idea de que Cristo reina actualmente, esperando que Sus enemigos sean hechos estrado de Sus pies (He. 10:12-13).

Encuentro esta serie de la profecía del Antiguo Testamento como la interpretan y aplican los autores del Nuevo Testamento para presentar una visión simple pero desafiante de la escatología. Es simple en la claridad con que los apóstoles la presentan: Cristo ya cumplió el versículo 1 del Salmo 110, y en la actualidad vivimos en el momento de la manifestación exterior histórica de la conducción de la guerra (Sal. 110: 2-7). Debemos esperar, como Cristo actualmente está esperando (He. 10:13) – experimentar un sometimiento gradual y progresivo de sus enemigos en la historia. Este proceso continuará hasta que haya abolido por completo toda oposición. Entonces, y sólo entonces, ha de venir a resucitar a los santos que han muerto en el ínterin.

Compare este entendimiento muy simple, obvio, y consistente con las opiniones “premilenialista” “dispensacional” y popularizada por C. I. Scofield en la Biblia de Referencia Scofield. En sus notas sobre el Salmo 110, “el doctor” Scofield comete agunos errores fundamentales, y también no trata los aspectos más importantes. Voy a citar sus notas exegéticas más relevantes primero, y luego trataré sus comentarios de forma individual. El escribe,

“La importancia del Salmo 110 es atestiguada por la notable importancia que se le da en el Nuevo Testamento. (1) Se afirma la deidad de Jesús, respondiendo así a los que niegan el significado divino completo de su título del N.T “Señor” (v 1; Mat 22. 41-45; Mc. 12:35-37; Lc. 20:41-44; Hechos 2:34-35; Heb 1:13; 10:12-13). (2) Este salmo anuncia el sacerdocio eterno del Mesías, una de las enseñanzas más importantes de las Escrituras (v 4;. Gen 14. 18, note; 7:1-28; 1 Tim 2:5-6;. Juan 14:6). (3) Históricamente, el Salmo comienza con la ascensión de Cristo (v 1; 20. Juan 17; Hechos 7:56; Ap. 3:21). (4) proféticamente, el Salmo espera (a) el momento en que Cristo aparecerá como la vara de fortaleza de Jehová, el Liberador de Sion (Rom. 11:25-27), y la conversión de Israel (v. 3; Joel 2:27; Zacarías 13:9; Véase Dt 30:1-9); y (b) el juicio sobre los poderes de los gentiles que precede a la creación del reino (vs. 5, 6; Joel 3:9-17; Zacarías 14:1-4; Apo. 19:11-21).”[1]

En los puntos (1) y (2) Estoy de acuerdo sustancialmente. De hecho, estoy de acuerdo con el punto (3), así que esta Escritura-comenzó a encontrar su realización históricamente con la ascensión de Cristo. Pero debió, incluir Hechos 2:34-35 como texto de prueba aquí en lugar de en su punto (2) solamente. En Hechos 2:32-36, Pedro enseña definitivamente que el Salmo 110: 1 encuentra su cumplimiento en la ascensión y la sesión de Jesucristo.

Lo más problemático en los puntos (3) y (4), su distinción arbitraria y artificial entre lo “histórico” y lo “profético” plantea la cuestión de interpretación. Desde la perspectiva del salmista (de la que Scofield debería haber comentardo en este punto), todo el Salmo se mantuvo “profético”, si tomamos este término en el sentido de “futuro”. Incluso la reunión de Cristo a la diestra del Padre se mantuvo en un futuro muy lejano para él. La arbitrariedad aparece en donde Scofield determina que trazar la línea. Él acepta la ascensión de Cristo como el cumplimiento único del versículo 1 del Salmo 110, y luego deja el resto del sometimiento de los reinos como una “profecía” centrada en un grupo étnico-Israel perteneciente sólo a un futuro lejano. Esto, por supuesto, tipifica el sistema dispensacional tradicional en general. Pero apenas hace justicia al propio Salmo 110, por no hablar de la interpretación que hacen los escritores apostólicos del mismo. Los más modernos dispensacionalistas “progresistas” han reconocido la unidad de la profecía en el Salmo 110:

“Efesios 1:20-22 y Colosenses 3:1 también ven a Cristo sentado a la diestra de Dios, con el último pasaje haciendo hincapié en el hecho de que todas las cosas están actualmente en sujeción a Él … Pedro se une a Pablo al subrayar el presente sometimiento de las autoridades y de los poderes a Él [1 Ped. 3:22]… Algunos dispensacionalistas han argumentado que la entronización del Salmo 110:1 tuvo lugar en la Ascensión, pero que el reino del Salmo 110:2 no se llevará a cabo hasta un tiempo en el futuro… Esta interpretación no tiene en cuenta el contexto literario de los Salmos y la forma en que se aplica el texto completo a Jesús en el Nuevo Testamento.” [2]

La línea arbitraria de Scofield conduce (¿o permite?) que él aplique mal el resto del Salmo a algún reino futuro, físico, israelí del mundo. Él por lo tanto, en su punto (4), separa la entronización actual de Cristo de “la vara de tu poder de Sion… en medio de tus enemigos.” Toma este material del Salmo 110:2 para aplicarlo sólo después del regreso físico de Cristo a la tierra y no a un sometimiento actual de sus enemigos. Esto contradice de plano a los apóstoles (Ef. 1:20-22; 1 Pedro 3:22.).

Además, Scofield reduce “tu pueblo” en el Salmo 110:3 a significar sólo el pueblo judío. Esto contradice el Nuevo Testamento, que habitualmente nos enseña que el pueblo de Dios incluye tanto a Judíos como a Gentiles (Romanos 2:26-29; Gal 3:26-29; Ef. 2:13-22), y que estas personas del Nuevo Testamento son los herederos elegidos, el pueblo dispuesto para el Rey-Sacerdote (1 Pedro 2:9-10; Apo. 1:5-6). Scofield espera una “conversión de los Judios” antes de que Cristo pueda ejecutar su conquista en la tierra. Mientras tanto, Cristo ha formado “Judios espirituales”, “reyes y sacerdotes” en su pueblo en todo el mundo, y expande Su dominio a través de la fe de ellos.

Aún más siguiendo su falsa división, Scofield, por último, ve un futuro juicio de los poderes gentiles que debe ocurrir antes del “establecimiento del reino.” Lo que he dicho hasta ahora ya ha disipado estas nociones; Cristo ya ha tomado Su trono, establecido Su reino, y ahora en la actualidad, de manera progresiva, juzga esos “poderes gentiles.”

Este simple Salmo y la clara interpretación dada al mismo por los apóstoles debe servir como un punto de inflexión para los Cristianos modernos. No esperamos un reino futuro. Nosotros no esperamos una conquista por parte de Cristo que comience por completo en el futuro. Más bien, Cristo ha establecido Su reino. Él tiene todo poder en el cielo y en la tierra (Mat. 28:18). Nos encontramos en medio de la conquista. Algo de esta espera la finalización, pero está iniciada y en curso en este momento.

Una referencia a menudo pasada por alto y algo oscura aparece en el último versículo del Salmo 110. El versículo 7 dice de nuestro Sacerdote-Rey conquistador, “beberá del arroyo en el camino, Por lo cual levantará la cabeza.” Los comentarios de la Biblia de Ginebra, “Bajo la semejanza de un capitán que está tan deseoso de destruir a sus enemigos, que no hará escasa la bebida en el camino, Él muestra cómo Dios va a destruir a sus enemigos.” En otras palabras, este Rey victorioso y Guerrero, no dejará el camino de Su batalla, incluso para refrescarse a sí mismo. Beberá en el camino, y no dejará de ir por el camino. No dejará por un momento su misión, ni se hará a un lado hasta que lo haya logrado.

Siguiendo este ejemplo de nuestro Mesías, los cristianos no deben permitir que nada les distraiga progresando en el reino de Dios. Nuestro Rey conquistador gobierna ahora y somete a muchos de acuerdo a Su voluntad y energía diaria. No debemos permitir que las falsas divisiones e interpretaciones de la Escritura nos distraigan de Su camino; por lo que muchos han dejado el camino con el fin de beber de los arroyos de Scofield y sus seguidores. Hay que volver a la batalla como Cristo lo ha ordenado, como los apóstoles lo entendieron, y como el pueblo de Dios, nos hemos expandido progresivamente hasta ahora.”

Notas finales:

[1] C. I. Scofield, La Biblia de Scofield de referencia (Nueva York: Oxford University Press, 1945), 645-5n1.
[2] Craig Blaising y Darrell L. Bock, Dispensacionalismo Progresivo (BridgePoint, 1993), 178, 312n7.
Artículo publicado 19 de junio de, 2009

Traducido por William García

wiax@hotmail.com

Honores a la Bandera Nacional – ¿Palabras Inocuas?

Por Roger Oliver

“Temerás al Señor tu Dios; Le servirás, te allegarás a Él y sólo en Su nombre jurarás.” Deuteronomio 10:20

“También han oído que se dijo a los antepasados: ‘NO JURARAS FALSAMENTE, SINO QUE CUMPLIRAS TUS JURAMENTOS AL SEÑOR.’  “Pero Yo les digo: no juren de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de Sus pies; ni por Jerusalén, porque es LA CIUDAD DEL GRAN REY.  “Ni jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello.  “Antes bien, sea el hablar de ustedes: ‘Sí, sí’ o ‘No, no’; porque lo que es más de esto, procede del maligno. Mateo 5:33-37

“Por tanto, cuando me propuse esto, ¿acaso obré precipitadamente? O lo que me propongo, ¿me lo propongo conforme a la carne, para que en mí haya al mismo tiempo el sí, sí, y el no, no? Pero como Dios es fiel, nuestra palabra a ustedes no es sí y no.     Porque el Hijo de Dios, Cristo Jesús, que fue predicado entre ustedes por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no fue sí y no, sino que ha sido sí en El. Pues tantas como sean las promesas de Dios, en El todas son sí. Por eso también por medio de Él, es nuestro Amén (así sea), para la gloria de Dios por medio de nosotros.” 2 Corintios 1:17-20

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.” Mateo 6:24

¿Son sólo palabras el juramento a la bandera nacional?

¡Bandera de México!,
legado de nuestros héroes
símbolo de la unidad
de nuestros padres
y de nuestros hermanos,
te prometemos ser siempre fieles
a los principios de libertad y justicia
que hacen de nuestra Patria
la nación independiente,
humana y generosa
a la que entregamos nuestra existencia.

¿Dónde está Dios en estas palabras? ¿A esto entregamos nuestra existencia? ¿Qué opina Dios? Es un juramento de pacto con algo que no es Dios y una violación del primer mandamiento, “No tendrás dioses ajenos delante de mí.”

“Pero,” se dice, “son sólo palabras.” ¿Qué piensa Dios de esta actitud? Que tu sí sea sí y tu no, no. Si no tomas en serio tus juramentos, ¿son confiables tus votos de matrimonio? ¿Tus promesas de pagar a tiempo o cumplir un contrato?

¿Y qué de Romanos 13:1-7? “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.” Primero, ¿dónde en este pasaje dice que la sumisión a la autoridad civil establecida por Dios incluye un juramento de pacto a la bandera nacional? Segundo, ¿cuál es el papel del gobierno civil según este pasaje? Es servidor de Dios para nuestro bien. ¿Cómo? Por medio de castigar al que hace lo malo. (Romanos 13:4). Pedro dice que Dios envía o comisiona el magistrado civil para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien. (1 Pedro 2:13, 14) ¿Un gobierno que pone leyes que son abominación a Dios es siervo de Dios? ¿Un gobierno que demanda el homenaje que pertenece a Dios es siervo de Dios?

Pablo nos exhorta a orar por los magistrados en 1 Timoteo 2:2. ¿Para qué? ¿Para tener éxito en todo lo que quieren hacer? ¡No! Oramos por ellos para tener paz y tranquilidad y llevar una vida piadosa y digna. ¿Tenemos seguridad, paz y tranquilidad bajo el pacto con el Estado mesiánico? Esta exhortación era una ofensa a los magistrados en el imperio romano. Si el César es un dios, no oras por él, oras a él. ¿A esto entregamos nuestra existencia? ¿Son palabras inocuas?

¿No dijo Jesús de dar a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios? Primero, ¿Jesús está cancelando el primero y segundo mandamientos? No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás imagen de ninguna semejanza. Además de la imagen de César, la moneda tenía una inscripción, “César, hijo de Dios.” ¿Es César hijo de Dios? El pueblo había hecho un pacto con César. Vivir bajo esta tiranía era juicio de Dios. ¿Quién es el dueño de toda la creación? ¿No es Dios dueño de César? Segundo, ¿por qué contesta así Jesús? Porque eran fariseos y partidarios de Herodes y querían sorprenderle en una palabra. Así contestó Jesús porque conocía su malicia. Tercero, ¿Nuestra lealtad de pacto pertenece a César o a Dios?

¿No es mi deber patriótico participar en los honores a la bandera? Esta pregunta es otra versión de las demás que ya hemos contestado con un detalle importante, la diferencia entre el patriotismo y el nacionalismo. El patriotismo honra a Dios, su Ley y su voluntad para la nación. El nacionalismo honra la soberanía del hombre, sus leyes y sus propósitos sin considerar lo que agrada u ofende a Dios. Según los siguientes versículos, ¿quién es el único soberano sobre la tierra? ¿Dónde está la justificación para el orgullo nacional?

Salmo 24:1, “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.”

“De uno solo, Dios hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la superficie de la tierra, habiendo determinado sus tiempos y las fronteras de los lugares donde viven.” Hechos 17:26

Leyendo Daniel 3 me hizo pensar de los honores a la bandera. ¿Qué dirían Sadrac, Mesac y Abed-nego a la pregunta, ¿por qué en el Pierre Viret Learning Center no dan honores a la bandera en la ceremonia de apertura según lo que marca el manual de procedimientos del programa académico que usamos? Adaptando su respuesta a Nabucodonosor,

“No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos de la mano de este gobierno corrupto. Y si no, sepan que no serviremos al dios del estado, ni tampoco hacemos juramentos de pacto a cualquier símbolo o imagen.”

¿Qué pasó con Sadrac, Mesac y Abed-nego? Pasaron por la prueba, Dios los rescató, los hombres violentos del gobierno que les echaron en el horno murieron en la llama y el gobierno terminó glorificando a Dios. Nos preguntamos porque nuestro gobierno corrupto puede blasfemar contra nuestro Dios y porque Dios no ha dado más influencia a la iglesia en la sociedad. Puede ser porque el estado sabe que damos honor a nuestro Dios con los labios, pero seguimos dando honor al dios del estado con nuestras acciones. Seguramente Dios sabe.

Claro, hay banderas en la Biblia, para asamblea sobre la marcha y la organización del ejército en batalla. No hay evidencia de ceremonias de honores a las banderas. Dios es nuestra bandera y escudo. Lo que debe distinguir a una nación sumisa a Dios es su ética según la ley de Dios (Deuteronomio 4:5-8). De hecho, nuestra ética es famosa al nivel mundial. Es el tema de muchos chistes aun en nuestro querido México.

¿Y qué de la ética de los cristianitos? ¿Somos diferentes? Se revela cuando los contratamos. “¡Cuidado con los cristianitos! Te sacarán provecho en el nombre de dios.” Somos hermanos en Cristo. ¿No hablan los inconversos igual del pueblo cristiano? Los chistes de nuestra ética incluyen aún el pueblo cristiano. Un ejemplo.

Hubo un hermano en la iglesia que era carnicero. Otro hermano de la misma iglesia pasó a su carnicería para sus compras y le dice, “Hermano, fíame un kilo de carne.”

El hermano carnicero le responde, “No hermano, no puedo fiarte un kilo de carne.”

“¿Pero por qué? Somos hermanos en Cristo. No tengo para pagarte y debemos cuidarnos los unos a los otros. Por favor.”

“Sí, somos hermanos del Espíritu, pero no de la carne.”

¿Por qué es chistoso? Un buen chiste funciona porque tiene por lo menos un grano de verdad. Implica que el carnicero conocía al manito y sus hábitos en el trato de los demás. ¿Cómo cumplimos con el mandato de amar al prójimo como amamos a nosotros mismos? Según Pablo en Romanos 13:8-10, por medio de cumplir con los mandamientos 6 al 10 en nuestro trato cotidiano a los demás. Lo que distingue el amor cristiano es la ética cristiana.

En el Pierre Viret Learning Center celebramos una ceremonia de apertura cada mañana. Cantamos un himno marcial a Cristo nuestro Rey, recitamos los 10 Mandamientos, enseñamos un rasgo de carácter del cristiano y terminamos con la oración del Señor. El manual de procedimientos del programa académico que usamos requiere que esta ceremonia incluye un juramento a la bandera nacional, a la bandera cristiana y a la Biblia. Hemos visto que la costumbre es incluir la escolta, el juramento a la bandera nacional seguido cantar el himno nacional, un juramento a la bandera cristiana y un juramento a la Biblia.

Observamos que los juramentos a las banderas se contradicen. ¿Cómo podemos jurar entregar nuestra existencia a la bandera nacional y luego jurar nuestra lealtad al Salvador y su reino? ¿Y porque empezar con la bandera nacional? ¿No creemos que Cristo es soberano sobre México como es sobre toda la creación? Acerca del juramento a la Biblia, tampoco lo hacemos. Es hacer del libro un objeto de adoración sin enseñar la ética y juicio que demanda la Palabra/Ley de Dios. Es demasiado similar a los cultos en algunas sinagogas de los judíos mesiánicos. La Tora es parte del culto, pero un objeto para besar y adorar. Convierte la fe cristiana en misticismo mágico en vez de lo que es, ético/judicial. “Hacer justicia y juicio es a Jehová. Más agradable que sacrificio.” Proverbios 21:3

No hay porque preocuparnos que no demos honores a la bandera nacional ni que no cumplimos con la letra de la ley del programa académico en la ceremonia de apertura. Primero, la ley del estado no puede obligarnos a violar nuestra conciencia como personas y como institución privada. Segundo, no es un requisito que puede descalificar el Learning Center de ser una escuela de calidad del programa académico. Hablé con el liderazgo nacional y así me confirmaron. No pueden ni quiere obligarnos a violar nuestra conciencia.

Para los que todavía no están de acuerdo, es la política del Learning Center por las razones trazadas arriba. Si aún no estás convencido, tienes tres opciones: 1. Acepta la política sin murmurar, 2. Trae tu argumento bien pensado en contra a la administración, 3. Amablemente buscar una escuela que cumple con tus expectativas.

“Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho. Oren por nosotros, porque estamos seguros de tener la conciencia tranquila y queremos portarnos honradamente en todo.” Hebreos 13:17, 18

[1] Curiosamente el profesor Raúl Bringas Nostti de la UDLA en su libro, Antihistoria de México: ¿Un Pasado sin Héroes, nación ni bandera, (Editorial Planeta Mexicana, México, DF, 2014) llama el himno nacional violento. No comparto la cosmovisión de este señor, pero estoy de acuerdo con su apreciación del himno nacional y de su análisis de la historia de México.

Cristianos que menosprecian a Dios

Capilla del Learning Center en Puebla, México.

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/visionamericalatina/videos/561994337340445/” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]